diumenge, 27 de desembre de 2009

- adolescències / adolescencias -

© Trícia Barrachina

Enyorava els anys de tendresa.
La vida que brollava de cada glop,
la vida que ignorava
i, tanmateix, bategava incessant.
Enyorava les vesprades de pipes
i amors que passaven.
I aquells besos d'innocents plaers
i totes les ombres que no mirava.
Enyorava cada pas virginal.
Aprendre a mirar bastava.
Això era tot:
una col·lecció de motos aparcades
i sols alguns dubtes,
i aquells parcs d'hòmens, xiquets i mares,
i sols alguns dubtes.
L'atreviment que regnava, de blau.
Només alguns dubtes i algun lament.
Aquells dies en què a penes hi havia versos.
- Patis d'escola.

Añoraba los años de ternura.
La vida que brotaba de cada trago,
la vida que ignoraba
y, aun así, latía incesante.
Añoraba las tardes de pipas
y amores que pasaban.
Y aquellos besos de inocentes placeres
y todas las sombras que no miraba.
Añoraba cada paso virginal.
Aprender a mirar bastaba.
Eso era todo:
una colección de motos aparcadas
y sólo algunas dudas,
y aquellos parques de hombres, niños y madres,
y sólo algunas dudas.
El atrevimiento que reinaba, de azul.
Sólo algunas dudas y algún lamento.
Aquellos días en que apenas había versos.
- Patios de escuela.

4 comentaris:

Jin ha dit...

infancia?

trícia barrachina ha dit...

Ummm... más bien los trece años. Adolescencia pueril.

Jin ha dit...

ah, me gusta esto de adolescencia pueril... menos mal que todavía lo es, que nos queda algún jirón de inocencia. y es cuando más nos gusta perderla cuando más la necesitamos, sin ella la adolescencia sería terriblemente despiadada

trícia barrachina ha dit...

Despiadadísima...