divendres, 4 de desembre de 2009

- Hui / Hoy -


© Trícia Brrachina
Hui he viatjat pels carrers de València, sota un cel blavíssim i uns pocs núvols blanquíssims. Bufava una mica de vent, el just per a que alguna fulla que queia ballara al compàs d'alguna nota perduda. El caliu del sol banyava cada racó, cada ombra. La felicitat seia a les terrasses dels carrers i les places. I veia la gent que venia, que anava, que parlava, mirava, somreia, callava. El mercat, les tendes, els parcs, correus, l'escola, el riu, Vivers...
Hui he caminat pels carrers de València i he sentit bellesa i fortuna.
Hui m'ha tocat la loteria, una mica.


Hoy he viajado por las calles de Valencia, bajo un cielo azulísimo y unas pocas nubes blanquísimas. Soplaba algo de viento, lo justo para que alguna hoja que caía bailara al compás de alguna nota perdida. El calor del sol bañaba cada rincón, cada sombra. La felicidad sentada en las terrazas de las calles y las plazas. Y veía a la gente que venía, que iba, que hablaba, miraba, sonreía, callaba. El mercado, las tiendas, los parques, correos, la escuela, el río, Viveros...
Hoy he andado por las calles de Valencia y he sentido belleza y fortuna.
Hoy me ha tocado la lotería, un poco.

2 comentaris:

Jin ha dit...

a que esta lotería nos podría tocar todos los días, por poco que estuviéramos atentos a la felicidad sencilla de vivir?

trícia barrachina ha dit...

Me temo que esta lotería toca todos los días (o casi todos), sólo que, como bien dices, hay que estar atentos a los boletos, sí...