dilluns, 18 de gener de 2010

- olor a herba / olor a hierba -

© Trícia Barrachina
Ara vull viatjar a la vora d'aquell arbre, just a aquella vesprada de finals d'agost. Aquella llum que, capriciosa, acaronava ma pell bruna. Aquell cel blavíssim que es regalava. Aquells núvols com de fum de cigarret sense nicotina. Ara vull respirar aquell verd, com un bri d'esperança sobtat. I els raigs d'un sol fi i ferm que travessava les fulles.
Fotosíntesi.

Ahora quiero viajar a orillas de aquel árbol, justo a aquella tarde de finales de agosto. Aquella luz que, caprichosa, me acariciaba la piel morena. Aquel cielo azulísimo que se regalaba. Aquellas nubes como de humo de cigarrillo sin nicotina. Ahora quiero respirar aquel verde, como una hebra de esperanza repentina. Y los rayos de un sol fino y firme que atravesaba las hojas. 
Fotosíntesis.

7 comentaris:

Jin ha dit...

no sé si admites el acceso a forasteros, porque yo me apuntaría a ese recuerdo!

trícia barrachina ha dit...

Por supuesto, Marie, el viaje es apto para cualquiera que cierre ojos y se deje acariciar por aromas verdes.

Anònim ha dit...

me encanta...hora quiero respirar aquel verde, como una hebra de esperanza repentina.
muaaaaaaaaaks
Gracias por tus eternas palabras Pat
B.

Alfonso ha dit...

No hay más paraísos
que los paraísos perdidos...

Borges

(gracias por compartir el destello)

trícia barrachina ha dit...

Mi querida B anónima, gracias a ti. La palabras no son tan eternas (gracias al cielo!)...

Alf, ni todos los paraísos se pierden, ni todo lo perdido es paradisíaco... (De nada, my friend)

Anònim ha dit...

Paco Rral.
Me voy de ti con tus mismos alientos:
como humedad de tu cuerpo evaporo.
Me voy de ti con vigilia y con sueño,
y en tu recuerdo más fiel ya me borro.
Y en tu memoria me vuelvo como esos
que no nacieron ni en llanos ni en sotos.
(Gabriela Mistral)

trícia barrachina ha dit...

Paco, ni te vayas ni te borres. Quédate bajo este árbol un rato más y, simplemente, deja que tus labios sonrían.

-gracias por tu comentario!!-