divendres, 11 de juny de 2010

- papallones anònimes / mariposas anónimas -

© Trícia Barrachina
agonitzava la papallona
sobre aquella vorera del món
com aquella gota d'aigua
penjant del coll d'una aixeta

he estat papallona
per instants
he sigut eixa papallona
amb ales de cendres
sobre aquella grisa vorera
carrer de Les Barques avall

he sigut, uns segons,
eixa tristesa anònima
que precedix la mort
d'una subtil papallona
que algú, un dia,
retallant una felicitat,
va perseguir amb el dit

la vida vençuda
les papallones també agonitzen



agonizaba la mariposa 
sobre aquella acera del mundo 
como aquella gota de agua 
colgando del cuello de un grifo

he sido mariposa 
por instantes 
he sido esa mariposa 
con alas de cenizas 
sobre aquella gris acera 
calle de Las Barcas abajo

he sido, unos segundos, 
esa tristeza anónima 
que precede la muerte 
de una sutil mariposa 
que alguien, un día, 
recortando una felicidad, 
persiguió con el dedo

la vida vencida
las mariposas también agonizan

6 comentaris:

Alfonso ha dit...

pero otras mariposas vendrán a alegrarnos el día. querámoslo o no, siempre sigue amaneciendo...

trícia barrachina ha dit...

volverán las oscuras golondrinas? '·P

bueno, la muerte de lo bello a veces parece más muerte (aunque no sea así).
y sí, los días tienen la manía de seguir sucediendo. qué cosas!

gracias por tu comentario alentador, Alf.

Jin ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Jin ha dit...

la agonía de las cosas pequeñas, la fragilidad del vuelo, lo intangible de la muerte.. pero la belleza no muere, Tri, mientras nos crezca en el corazón

MBI ha dit...

Ellas tb
presagiando
nuestra
fugaz
...
belleza

trícia barrachina ha dit...

Nuestro adn no es tan diferente: la fugacidad y la belleza parece que vayan de la mano en casi todo.